25/2/15

Ciencia de las casualidades.

Han tenido que pasar muchas casualidades para que tengamos la nuestra propia.
Y a mi me ha dado igual eso de que el mundo sea posible, de la galaxia, la vía láctea, el demonio de Laplace, la teoría de la relatividad, el 10 elevado a 40, la teoría del caos, los estudios de la existencia de Dios, la danza de Shiva, el Big Bang, el Big Crunch, el Big Freeze, el gato de Schödinger, la gravedad, el que existan átomos de carbono, las neuronas, la velocidad de la luz, las estrellas, el microcosmos y el macrocosmos.
El que toda la línea evolutiva anterior a nosotros haya tenido la suerte de seguir con vida y dar la carga genética que necesitamos.
Que el espacio y el tiempo fueran en ese momento los idóneos para cruzar las miradas. Y quizá, no sé, el que quedáramos para merendar, o algo.

4/2/15

Vengo de donde no quiero volver y me quedo donde, probablemente, si salgo querré entrar de nuevo.
Un camino, un desvío, una copa de más, un beso equivocado, una mano donde no se debe, el calor inapropiado, sueños que no deberían ni pensarse, sonrisas que llevan a gestos obscenos, oscuridad en la noche, casualidades, o mejor dicho, cosa que buscas que sea casualidad.
Así.
Mirar de reojo a esa chica que se baja las braguitas, o quizá a ese que está ajustando los calzoncillos por encima del pantalón. Mirar y remirar.
Tener una firma guardada en vez de una caricia o una vibración. Eso de que te traten como magia a veces lo olvidamos y pasa lo que pasa, que sales de donde no tenías que haber salido. Y entonces eso, miras y remiras esa firma guardada en el cajón de condones, vibradores, chocolate, una petaca con whisky y algún que otro cigarro por eso de si nos quedamos sin tabaco y no queremos bajar y decidimos pasar el día mirando la constelación de lunares que tiene en el pecho.
Quien sabe, somos muy de bailar entre sábanas y nubes por eso de que "me olvidé de poner en el suelo los pies, ¡Y ME SIENTO MEJOR!". Que bueno, no te sabes muchas canciones de Extremoduro, pero sabes como llevarme a nuestro propio cielo sin chistar.
Así.
Así nos comportamos, como animales que se eligen una y otra vez. Mira que es raro que siempre escojas a la que sabe de cine pero no de ciencias.
Todo, absolutamente todo, un camino, un desvío, una copa de más, un beso equivocado, una mano donde no se debe, el calor inapropiado, sueños que no deberían ni pensarse, sonrisas que llevan a gestos obscenos, oscuridad en la noche, casualidades, o mejor dicho, cosa que buscas que sea casualidad me ha llevado a que me atrapes, sin grillos ni cadenas.

Nubes de Limón

Nubes de Limón
En esta vida hay que equilibrar esa balanza de la gente que no quiere sonreir.

Limoneros

Vie.

Mi foto
Los versos de una náufraga que nunca encontró un coco en su isla

Veces que soñé