30/9/11

Sevilla tiene un color especial.
Vamos, a la aventura.

23/9/11

Tenía que decir que sin ellos esta espera no sería la misma.
Os quiero.
Y hace tiempo, nos cogimos de la mano hasta volvernos... medio locos.

21/9/11

-Eres libre, puedes estar con mil tías mientras a mi me dices te quiero, puedes decirselo a ellas, puedes acariciar su pelo, rozar su nariz, despertarlas de sus sueños con un "buenos días, princesa", hacerlas el amor en su portal, gritarlas que por ellas darías todo, mentirles, decirlas la verdad, hacerlas soñar con tus besos...
-Calla de una vez, tú, tú eres aquí la libre, puedes liarte con muchísimos tíos en una noche, decirlos lo que sientes y no decírselo, abrazarlos, mimarlos, esperar a que te despierten, hacerlos volar como me lo has hecho a mi, hacerlos sentir placer... Tú, tú eres la libre... ¿Yo? Yo estoy demasiado atrapado.

16/9/11

No sé como decirlo. Me da miedo admitirlo. No quiero que lo sepas. Ni quiero que lo entiendas. No quiero mirarte. Tampoco quiero hablarte. Me odio por intentar odiarte.

15/9/11

Es entonces.

Te has ido, tengo que asumirlo. Una de esas canciones que más he oído en toda mi vida decía "y el amor, se fue volando por el balcón, donde no tuviera enemigos". Sí. Me has dejado tirada. En la mesa más cercana a la ventana de ese bar, que aun conserva el dulce olor a un cigarro rubio que fumaba una señora sentada en la barra, tomando un café solo. Me has dejado y he perdido la cuenta de las veces que busqué en internet que debía hacer en estos casos, buscando vivencias similares. Pero no soy capaz. Tú eras la respuesta que tenía para todo. Y ahora me has dejado con las manos congeladas, con una tostada sin mermelada y con el corazón en los huesos. Ya no me hace falta red bull, ni café, ni coca-cola para mantenerme despierta. Vivo en un insomnio eterno desde que te marchaste y dejaste el leve olor de tu cuerpo en mis sábanas. Ya nada me quita el dolor de cabeza, tú le dabas ese efecto a la pastilla que nadie le da. Me he quedado sin fuerza para echarte de menos, pero con ánimos para seguir amándote. Me quema el aire estos días. La cara empapada en lágrimas. Sí, he vuelto a llorar por ti, creías que era un simple capricho. No suelo esconder mi pena, pero debo hacerlo. Repito. Te has ido. Y sé que esta vez no volverás, no me lo has prometido, solo dijiste adiós, dejaste los cajones de la ropa interior vacíos. Los sueños de una incrédula que creía en el amor pese a todo tiritando de frío...

14/9/11

Me has dejado con la difícil tarea de tener que soportar el tiempo que haga falta para verte. Las nubes van pasando por el horizontes, los pájaros se han callado, las campanas de la iglesia de San Cristobal no repiquetean en mi habitación, las fiestas saben amargas, les falta azúcar, y eso que tú nunca has sido dulce. Plumas. Plumas de faisán. Ojalá me las pudiera colgar. Voy a intentar olvidarte, como siempre lo he intentado. Tomándome un café solo, sin sacarina, y sin leche desnatada. Solo.

13/9/11

Me río sola cuando nadie me ve. Abro más los ojos cuando estoy a oscuras. Me encanta tumbarme en el césped del jardín. Odio secarme según salgo de la ducha en verano. Tengo frío cuando te noto ausente. Sofoco los silencios de voces marchitas. Me gusta empezar las cosas por el final. Caminar riéndome sola. Y gritar. Aun habiendo ruido más alto que mi voz. Amo el acento que me sale cuando estoy con gente extraña para mi. Vivo más de noche que de día. Guardo fragmentos de libros y canciones en un cuaderno. Estoy loca, pero me encanta decir que estoy como una verga. Vivo. A mi manera.

Nubes de Limón

Nubes de Limón
En esta vida hay que equilibrar esa balanza de la gente que no quiere sonreir.

Limoneros

Vie.

Mi foto
Los versos de una náufraga que nunca encontró un coco en su isla

Veces que soñé