28/3/11

No, la verdad que no me gusta como mira la gente cuando lloras... Miran con pena. Joder, no sabes ni porqué lloro... Quizá sea porque me sienta mal de estar tan alegre.

27/3/11

Yo no tengo plumas en los brazos, ni me impulso para volar... Yo vuelo con tus besos, ¿sabes lo que me importa a mi la lucha entre religiones? ¿sabes lo que me importa que pongan leyes absurdas? Yo solo te quiero a ti, y quiero estar en tu ombligo lo que queda de día. Quiero que miremos con gracia como los aves pasan por debajo nuestra, quiero desafiar el sol de mediodía, quiero ver como mis braguitas molestan, y como tus manos me alivian. Quiero que me eleves, que me digas que vuelas, y que no tenemos alas...

25/3/11

No pienso tocar ni una maldita nota más, hasta que tus labios no digan lo que quiero oír, sí, no me pone el egoísmo, me pone el egocentrismo ;)

23/3/11

Todos los quebraderos de este corazón, maltrecho.... Tú y tu boca. Tú y tus sueños.

22/3/11

Noche de sábado. Noche esas que pintan en reggaeton. Noches de esas en las que manos expertas buscan, encuentran. Noche de besos en esquinas. Noche de celos. Y noche de mensajes, de piel suave, noche.

12/3/11

No quiero espinas de colores...

11/3/11

Bebes y te pones como el Sol, calientas un café y añoras su sacarina, las putas de las esquinas se hacen amigas tuyas, vas buscando en otros besos el calor de los suyos. Añoras el Sol de Caracas, y añoras la infancia marchita. Te jode sentir como se calan los huesos con los besos negados. Y te jode no ver películas en blanco y negro de esas extrambóticas. ¿Ahora quieres una jodida manta, no cabrón? Pues que lo sepas, aquí ya es primavera.

8/3/11

Antes, cuando el mundo de internet era solo para aquellos que tenían un hueco en la agenda, y cuando era caro de huevos, se pedía el número de teléfono, ¿dónde ha quedado eso? si ahora con decir; dame tu tuenti lo solucionan. Que le den por culo a las redes sociales de ese tipo, que yo me quedo con las cartas al buzón...

3/3/11

Hoy hace un año de la primera ilusión. Un año de la primera sonrisa vergonzosa. Un año de la primera llama de fuego en la boca del estómago. Un año de los primeros escalofríos por el cuello. Un año de ese beso en la pantalla. Un año de promesas. Un año imaginando nuestro futuro. Un año desde que en mi estado puse I y seguí hasta CCCLXV. Un año de la primera vez que sentías que los "te quiero" no eran de mentira. Un año de la primera caricia sin descripciones. Un año esperando a nuestra luna. Un año de la primera vez que soñé con tu nombre. Un año de la vida que me diste ese 3 de Marzo.
Llamame tonta, apasionada, loca, viva, muerta, pero yo.
Y AHORA SOMOS AZTECAS ;)

2/3/11

-


.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
.
Cuando la ley antitabaco, era una simple pesadilla.


Noche de sábado. La misma escena. Un bar ochentero en su punto máximo de la noche. Suena Jimi Hendriz con su Bleeding Heart a toda pastilla. Humo por todos lados. No importa. Total, el que fuma está acompañado de otro fumador. La decoración es magnifica. Esos cuadros de actores y actrices quedan perfectamente colocados. Ella. En una punta de la barra se pide su tercera copa. No se siente soñolienta. Al menos no lleva esos tacones tan largos y puntiagudos que desafían al campanario de la Iglesia. Lleva un vestido corto, más bien minúsculo. En la otra punta. Él. Acaba de llegar con esa chulería típica. A todas las vuelve locas. Con su Marlboro en la boca, sus pantalones Levi's 501 y esa chaqueta oscura que hace convinaciones con sus ojos claros. Ella le mira. Él la mira. Cambian de canción. Esta vez su canción. Otro cruce más de mirada entre trago y trago. Una mirada que lo dice todo. Ella se baja de ese taburete de madera. Él la mira extrañado. La sigue hasta el pasillo del baño. Ella se queda esperando en la esquina. Su esquina. Él la abraza. La da un beso corto y voraz y se marcha. Otra mirada más de confidencia. Más tarde. Ella no ha parado de pensar en lo que él la ha dicho con los ojos. Él no quiere desperdiciar otra noche sin ella. Un segundo. Muchas risas. Cambio de canción ahora Mick Jagger intenta cautivarlos. De repente sucede. Sus labios hablan. Miente. A ella se le da bien. Se tapa la boca. Se baja y se va. El hace lo mismo. Vuelven a su sitio. A su callejón. Ese que tanto ha observado. Los dos se enlazan. Ya no hay historia diferente. Son dos parte de un mismo todo. No quieren que los pillen. Bajan un poco la intensidad. Él la coge en brazos, la lleva a su coche. Y ella... Y ella pierde los estribos una vez más. Se ha dejado llevar. Una vez más.

Nubes de Limón

Nubes de Limón
En esta vida hay que equilibrar esa balanza de la gente que no quiere sonreir.

Limoneros

Vie.

Mi foto
Los versos de una náufraga que nunca encontró un coco en su isla

Veces que soñé